Mareas de Medianoche - Libro III: Lo que Nunca se Ve (Parte II)


Capítulo Dieciséis


ESCENA UNO

Bruja de la Pluma le dice a Udinaas que Mayen la golpea y le causa dolor. Udinass ha visto los moretones. Ella dice que Rhulad no le hace eso a Mayen, pero que no tiene interés en tratar de entender la perspectiva de Mayen. Admite que lo que Rhulad hace con Mayen (el daño psicológico), es lo que ella le hace a Udinaas. Bruja de la Pluma se marcha y Udinass piensa en la marcha hacia Trate, en la venganza edur.

ESCENA DOS

La fuerza de Trull ha sido detectada por los magos Letherii. Mientras esperan ver lo que harán los Letherii, los Jheck llegan e informan que los Letherii se están retirando hacia Fuerte Alto y que el Fuerte de la Primera Doncella ya ha caído y el ejército edur marcha hacia Fent Límite. Se prevén cuatro grandes batallas en la frontera norte en los próximos días.

ESCENA TRES

Seren está emborrachándose en una taberna. Escucha conversaciones sobre la guerra inminente, la mayoría predicciones arrogantes. Un extranjero llega con una oferta para llevarla con su grupo en un bote lejos de Lether. Se presenta como Barras de Hierro, Segunda Espada, Cuarta Compañía de la Guardia Carmesí y explica que ellos volvían de Assail y que se han endeudado al  caer en Lether. Seren le sugiere que se unan al ejército, pero Barras de Hierro le dice que Lether tiene un gran problema con esta guerra. Seren rechaza la oferta y Barras le dice que su bote estará en Letheras y la buscarán allí, advirtiéndole que salga de Trate lo antes posible.

ESCENA CUATRO

La maga Letherii Nekal Bara mira el mar desde el faro, preocupado porque la guerra va mal. Ella cree saber el origen de la criatura marina que usan los edur, un viejo espíritu que debería haber muerto una vez que su culto terminó. Intentará matarlo mientras Arahathan, otro mago, lo distrae. Ella piensa que la batalla será dura, pero no le preocupa el resultado final. La flota ataca y Arahathan muere. Antes de morir, Nekal descubre que estaba equivocada sobre el espíritu y que había algo sorprendente contra lo que no tenía defensa. Contacta con el ceda y le dice que mire antes de morir.

ESCENA CINCO

Seren despierta en un sótano, le han robado y violado. Hay pánico y caos en las calles. Tres de sus violadores vuelven para llevársela, uno de ellos carga una niña muerta. Antes de que la ataquen, Barras de Hierro aparece y los mata sin piedad. Barras se disculpa por haberla dejado y le dice que Trate ha caído y que los edur están matando a todos los soldados que ven aunque se rindan. El grupo la espera y Corlo (mago de la Guardia Carmesí), gracias a lo que los edur han traído, puede usar su senda de nuevo por la primera vez desde que llegaron a Lether. Van a salir pero les han bloqueado la huida.

ESCENA SEIS

Rhulad, una docena de guerreros edur y Udinaas se mueven por la ciudad. Rhulad mata sin esfuerzo a diestra y siniestra, balbuceando mientras lo hace. Barras de Hierro llega, mata a los soldados edur y a Rhulad, y desaparecen con Seren. Udinaas reconoce a la corifeo y ve su dolor, algo que sabe no le sucederá de nuevo mientras el extraño (Barras) esté con ella.

ESCENA SIETE

Barras de Hierro dice que el tipo de la espada era bueno y en unos años será difícil de superar. Seren, en shock, no sabe de qué habla. Se une al grupo, dos mujeres y cuatro hombres de la Guardia Carmesí. Barras dice que Corlo está abriendo una senda a Letheras. Seren finalmente comprende los comentarios sobre el edur y se da cuenta de que luchó contra Rhulad. Pregunta si Barras de Hierro lo mató y se consterna al descubrir que lo hizo.

ESCENA OCHO

Asimismo espera en la playa del Dios Tullido mientras Rhulad se recupera. Los nachts pelean y Asimismo se pregunta si es un intento de decirle algo. Asimismo se siente perdido. Rhulad dice que no entrará a la tienda; que el dios Tullido puede quedarse la espada. Asimismo niega tener algo que ver con eso y Rhulad lo acusa de fabricar la espada. Asimismo dice que ha hecho miles y que esa la fabricó con dos fragmentos negros y quebradizos, aunque no sabe de dónde los saco el dios Tullido. Rhulad le sugiere que rompa la espada. Asimismo dice que no puede y que cree que el dios Tullido le roba su mente, que le dijo que lo liberaría si fabricaba la espada pero no lo hizo. Advierte a Rhulad que el dios miente. Asimismo le explica que será más duro para él morir cada vez que lo haga. Rhulad se pregunta por padre Sombra y Asimismo argumenta que si estuviera vivo, hubiera evitado que el dios Tullido utilizara a los edur. Mientras habla, tiene una idea e intenta mantenerla oculta en su mente para el dios. Rhulad dice que está listo y se dirigen a la tienda.


ESCENA NUEVE

En la senda, Corlo dice que los Edur tienen Kurald Galain e igual no lo saben. Explica a Seren que la Fortaleza de Oscuridad es andii, no edur, que deberían usar Sombra. La senda está invadida por espíritus tiste andii, y Seren pregunta cuál es la relación entre los edur y los espectros. Corlo dice que los edur han atado a los espectros y ella sugiere negociar con uno. Un espectro (mujer) les habla, diciendo que fue una de las primeras en morir en la guerra, no asesinada por los edur, por lo no pueden atarla aunque su espíritu está atrapado. Él le pide que los guíe y ella dice que encontrarán el camino sin su ayuda, que tendría un alto precio. Preguntan qué desea de todos modos, y el espectro les pide lancen un anillo al mar (allí murió) para que pueda reunirse con sus huesos. Acceden, pero el espectro desconfía y Barras de Hierro le dice que es un juramentado de la Guardia Carmesí, que puede ver el significado si pone su mano en su pecho. El espectro lo hace, sorprendida y horrorizada por lo que siente. Luego siente lástima por Barras, quien replica que todos cometemos errores. El espectro dice que se llama Sandalath Drukorlat.

ESCENA DIEZ

Mientras se dirigen a la tienda, Asimismo piensa en cómo Mape lo pone nervioso debido a su fuerza y ​​aparente inteligencia. Rhulad pregunta por qué no puede simplemente matar al Dios Tullido y Asimismo replica que su poder en la tienda de campaña es absoluto. Rhulad se burla de la inmensidad de su reino, palabras que golpean con fuerza a Asimismo. En el interior, Rhulad exige al dios Tullido que elija otra persona. El dios replica que tuvo suerte de que fuese Barras de Hierro y no Despellejador o Cogulla, quienes habrían mirado mejor a Rhulad. Rhulad dice que no quiere ese falso poder, pero el dios le dice que sí lo quiere. Explica a Rhulad la verdad de la traición de Ojodesangre y dice que otros lo saben y él le ofrece la oportunidad de hacer un imperio a su reflejo, debe elegir. Rhulad agarra la espada y se lanza contra el dios, pero desaparece. Asimismo y el dios discuten, echándole en cara que no tiene reino que gobernar y un cuerpo roto. Asimismo le advirtie que mientras más dolor provoque, más dolor caerá sobre él. El dios lo despide diciendo que ha encontrado una solución al problema de él (Asimismo).

ESCENA ONCE

El grupo de Barras de Hierro sale de la senda a la orilla sur de Trate. Seren camina hacia el océano para limpiarse y casi se ahoga, pero es salvada por Barras de Hierro (que acaba de arrojar el anillo de Sandalath al océano), quien luego le pide a Corlo que la cure. Corlo dice que está demasiado cansado y Barras le dice que la dejen dormir.

ESCENA DOCE

Sandalath se reúne con su cuerpo muerto, pensando en su esposo y su hija, tal vez madre o abuela ya, que se alimentó con sangre dracónica a la estela de Anomander. Una voz le dice que no va a morir, que le servirá para su fin. Llega a una playa y está viva.

ESCENA TRECE

Cientos de edur, con Mosag, Mayen, Bruja de la Pluma…, se reúnen donde Rhulad cayó. Rhulad vuelve a la vida y empieza a dar órdenes. Midik promete venganza, pero Rhulad, pensando que se refiere al dios Tullido y no a Barras de Hierro, dice ese poder no puede ser derrotado. Rhulad le pide a Udinaas que lo saque de allí. Udinaas piensa que el Ceda se enterará de lo de Rhulad, algo sobre lo que no puede hacer nada.

ESCENA CATORCE

El dios Tullido le dice a Asimismo que tiene un regalo para él en la orilla. Allí encuentra a Sandalath; el dios Tullido lo ha vuelto a utilizar. A pesar de su odio hacia los dioses, Asimismo clama al dios ancestral de los Meckros, Mael.

Capítulo diecisiete


ESCENA UNO

Tehol oye como Bicho cae al canal, pues parece que alguien susurra su nombre. Bicho comenta que Shurq ha desaparecido y Tehol le dice que planea irrumpir en el Depósito de las Cuotas. Bicho explica que ha apuntalado la Quinto Ala y dice que los túneles están fríos. Tehol observa la cantidad de cicatrices de Bicho, consciente de sus muchos roles: sacerdote ocasional, sanador, el Hombre que Espera, amigo de demonios...

ESCENA DOS

Tehol divaga mientras caminan hacia la zona donde las tribus, los mestizos y algunos endeudados malviven. Bicho dice que están rotos y considera paternalismo la idea de Tehol de enviarlos a las islas, aunque es consciente que los reclutarán para la guerra contra los edur.  Tehol dice que el primer paso es conseguir un líder, el propio Bicho. El aludido no cree que sea buena idea, pues está ocupado aunque acepta, siempre y cuando nadie lo adore.

ESCENA TRES

Brys y el ceda se reúnen para discutir la caída de Trate y la próxima batalla en Fuerte Alto, en la que el ceda no participará, pues debe conservar su poder hasta el momento apropiado. Discuten la necesidad de una Fortaleza de la Muerte (la cedance está incompleta), y el efecto de esa ausencia, argumentando que debía haber existido antes. Brys explica que Tetera es una no muerta y el ceda dice que deben irse inmediatamente.

ESCENA CUATRO

Tetera y Shurq hablan de los muertos que se reúnen en los muros del Azath. Shurq quiere que Tetera les pida que se unan al asalto a las Cuotas. Los fantasmas son cada vez más sólidos y Shurq cree saber por qué, preguntándose si Tetera se da cuenta de que está volviendo a la vida. Tetera dice que los fantasmas aceptan ir con Shurq. Ambas se dan cuenta que el Azath ha muerto.

ESCENA CINCO

Tetera piensa que cada vez le es más difícil hablar o escuchar a los fantasmas y que tiene sed, algo que nunca antes había sentido. Llegan Brys y el ceda, que le explica a Tetera que ella era la guardiana del Azath y está viva. Explica que su corazón no despertará por completo, razón por la que los sin nombre tomaron su cuerpo, aunque tiene un amigo que la destruirá si es necesario. El Ceda dice que la Casa Azath se convirtió en la Fortaleza de la Muerte. Ella le muestra una losa con tallas para la cedance. El Ceda supone que los Sin Nombre sabían que el Azath moriría y actuaron para contrarrestar aquellos que pudieran escapar y que la Fortaleza de la Muerte podría no tener nada que ver con ellos.Tetera ya no es la guardiana del Azath; solo espera para ocuparse de los que escapen. El ceda pregunta si el que le ayuda saldrá a tiempo, pero Tetera no lo sabe. Ella les cuenta que un hombre “guapo" le explicó todo sobre la Fortaleza de Muerte y le dijo que no diera nunca su corazón, igual que él hace. También le dijo que la Fortaleza de Muerte no necesitaba un guardián porque su trono está ocupado.

Brys y el ceda se van y Tetera se reune con Silchas que la lleva a una explanada con miles de K'Chain muertos. Tetera ve al Wyval buscando a su amo, una larga espera según Silchas. Explica que el hielo Jaghut llegará y sellará la escena, ocurrida hace miles de años, aunque no fuese su intención, retorciendo la tierra, haciendo que los muertos permanecieran. También un dios ancestral se entrometió, sin saber las consecuencias. Ella le dice que el Azath ahora es la Fortaleza de la Muerte por la muerte de la hechicería jaghut. Tetera le habla de la guerra y él responde que los edur intentarán matarlo, pues creerán que Silchas los matará a ellos. Pero el problema está en lo que había en el túmulo. Señala la batalla y se preguntan dónde han ido los espíritus de los muertos que ya no están allí.

ESCENA SEIS

Shurq entra al Depósito de Cuotas con los fantasmas, uno de los cuales memoriza las cuentas.

ESCENA SIETE

Kuru Qan recapitula eventos y piensa que los letherii han malinterpretado la profecía del Séptimo Cierre.

ESCENA OCHO

Tehol y Rucket se encuentran y van a cenar juntos.

ESCENA NUEVE

Shand, Rissarh y Hejun están en el restaurante cuando entran Tehol, Rucket y Bicho. Se desata una pelea en el bar y Bicho y Tehol se van.

Capítulo Dieciocho


ESCENA UNO

Los nerek sobreviven a la hechicería letherii en la aldea Hiroth al estar en terreno consagrado. Uno de ellos sueña, algo que no había sucedido desde que los letherii los conquistaran. Envían a dos hombres a buscar a Casco.

ESCENA DOS

Temor se lleva a Trull a un lado por la fuerza y ​​le pide que calle sus dudas. Trull dice que luchará por él (Temor), aunque estaba tentado de no participar en esa guerra. Siente lástima y horror por lo que le ocurre a Rhulad, negándose a verlo como poder y quiere saber quién lo está manipulando. Temor le pide que solo le exprese sus dudas a él. Trull acepta.

ESCENA TRES

Moroch Nevath, la Reina Janall y el Príncipe Quillas esperan en Fuerte Alto, confiando en sus cuadros de magos y sus defensas. Espectros, edur y jheck llegan y los letherii discuten la estrategia de batalla, seguros de la victoria. Moroch es el único que se siente incómodo.

ESCENA CUATRO

Trull espera con Ahlrada Ahn, guerreros edur, jheck y demonios (de los que no sabe nada). Los Letherii y los K'risnan lanzan su hechicería; luego comienza la batalla.

ESCENA CINCO

Moroch está en plena batalla; ha perdido a la Reina y al Príncipe. Ve a Trull matar al último mago letherii y busca un caballo para huir. Cae rodeado de miles de muertos por la hechicería.

ESCENA SEIS

Los letherii huyen. Trull le pide a un herido Ahlrada Ahn que vaya a ver a un sanador y luego reúna a sus guerreros. Trull se dirige a Temor.

ESCENA SIETE

Moroch observa a los lobos Jheck soletaken matando a los heridos. Es testigo de cómo cogen prisionero al príncipe y se pregunta por las pérdidas letherii. Un edur le dice que toda la frontera se rindió. El Príncipe y la Reina son tomados prisioneros y los edur marchan sobre Letheras, dejando que los soldados Letherii huyan después de abandonar sus armas. Moroch se dirige hacia el sur con ellos.

ESCENA OCHO

Trull encuentra a un demonio malherido que le dice que en su hogar era pescador, como todos ellos. Se pregunta por qué ha sido llamado a ese mundo, a esa guerra. Trull va a buscar a un sanador y ve a Temor Miedo y los K'risnan que rodean a un hechicero que sufre terriblemente debido a la magia de la espada canalizada a través de él. Trull le pide a una de las mujeres edur que sane al demonio. Ella se niega y Trull la golpea. Temor lo para y le ordena que le pida perdón. Trull busca otra sanadora y la lleva ante demonio Kenyll'rah. Trull quiere que se libere al demonio, pero ella dice que no se lo permitirán. Trull pide que lo pongan a su cargo.

ESCENA NUEVE

Trull le dice al demonio que lo alejará de la lucha, pero el demonio dice que sería cruel obligarlo a ver a su gente morir sin ayudar. Trull dice que uno de ellos debe vivir para recordar al resto. Él y el demonio (Lila) se dirigen hacia Temor que está con el Príncipe y la Reina y varios oficiales. Temor le dice a Trull que Rhulad no va a pedir rescate por los prisioneros, que los quiera para él. Trull lo critica y Temor se enfada. Trull pide que se le asigne a Lila y Temor accede.

ESCENA DIEZ

Lila y Trull hablan. Lila pregunta qué guerra es esa y Trull responde que una inútil, algo sin sentido para el demonio. Hablan de las tribus rotas aplastadas por los letherii, algo que no cambiará con la conquista edur. Lilac le pregunta por qué lucha entonces. Antes de que Trull responda, Temor llega con una espada letherii y se pregunta cómo una gente tan corrupta podría crear un acero tan sofisticado. Trull replica que los letherii miran al futuro mientras ellos miran al pasado. Temor cree que los edur deben utilizar a los Letherii para empujar el cambio, aunque Trull se pregunta qué le hará eso a los edur, cuestionando a Rhulad. Trull y Temor se enzarzan y Lilac detiene la espada de Temor. Temor dice que Trull habla de traición y Trull replica contra quién. Temor advierte que si Binadas estuviese allí los mataría (a Trull). Trull se pregunta si eso es lo que sucederá a quien discrepe. Temor se va y Trull llora, consolado por Lilac.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...