jueves, 12 de septiembre de 2013

Hijos de Dune

 Hijos de Dune

Autor: Frank Herbert

Año publicación: 1976
Categoría : Ciencia ficción
 






Sinopsis:
Leto Atreides, el hijo de Paul -el mesías de una religión que arrasó el universo, el mártir que, ciego, se adentró en el desierto para morir-, tenía ahora nueve años. Pero es mucho más que un niño, porque dentro de él laten miles de vidas que lo arrastran a un implacable destino. Él y su hermana gemela, bajo la regencia de su tía Alia, gobiernan un plaeta que se ha convertido en el eje de todo el universo: Arrakis, más concoido como Dune. Y en este planeta, centro de las intrigas de una corrupta clase política y sometido a una sofocante burocracia religiosa, aparece de pronto un predicador ciego, procedente del desierto. ¿Es realmente Paul Atreides, que regresa de entre los muertos para advertir a la humanidad del peligro más abominable?.
Mi opinión:
Tras el tirón de orejas y las críticas que suscitó la continuación de Dune, esta tercera entrega vuelve a retomar en cierta medida el estilo y la acción del inicio de la saga, con el contexto filosófico en el que parecía estar más interesado su autor.

En la primera parte del libro, Herbert se centra en el desarrollo de los nuevos personajes claves en la historia, Leto (pilar básico) y Ghamina.

El imperio de Muad'Dib se ha transformado irremediablemente en todo aquello por lo que él había luchado. En las manos de Alia, se ha transformado en "otro" mundo más, donde el poder político y económico que genera el monopolio de la Melange se ha instalado en la regencia del planeta, y por tanto en todo el universo conocido.

En estas páginas, los grandes poderes del universo siguen buscando su lugar en el puzzle que ha confeccionado Alia y, para nuestro deleite, vuelve a hacer acto de presencia la casa Corino, los descendientes del antiguo emperador Saddam. Pero allí están los gemelos, en cuyo interior late la memoria de todos sus antepasados, y que tienen muy claro que la única solución para salvar al universo es contínuar el camino iniciado por Paul.

Este posicionamiento de los personajes se lleva a cabo con una narración muy similar a Mesías de Dune, por lo que sus detractores (entre los que no me encuentro) pueden empezar a agobiarse, pues hay que reconocer que, en ocasiones, el críptico lenguaje de Herbert resulta tedioso. No obstante, hay la suficiente "acción", como para no dejar caer los brazos.

En esta parte, se introducen una cantidad sustancial de nuevos personajes, mientras lo más queridos de la saga vuelven a ocupar su lugar en la trama. Así mismo, los acontencimientos hacen que alguno de ellos tome decisiones a priori sorprendentes, lo que hace que crezca el interés por sus motivos personales.

La segunda parte del libro cambia sustancialmente y, con Leto como protagonista total, la novela derrocha acción por los cuatro costados, llegando a tener un climax cercano a Dune, aunque sin llegar a sus niveles (cosa en mi opinión, muy, muy difícil de conseguir).

Una buena manera de enderezar la saga.

Valoración:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...