Mareas de Medianoche - Libro IV: Mareas de Medianoche (Parte II)


Capítulo Veintitrés



ESCENA UNO

El ejército edur llega a Torreón Brans. Temor y Trull observan horrorizdos el regreso de Rhulad, a quien solo Udinaas puede consolar. Udinaas piensa que la hechicería sería la principal arma de la próxima batalla, y quizás del resto de la guerra. Bruja de la Pluma se une a él y miran el campo de batalla. Saben que Lether caerá y ella sabe que Udinass ya no es un endeudado. Discuten la adicción de Mayen al néctar blanco y cómo los Edur, salvo Trull, han cambiado. Bruja de la Pluma no reconoce la hechicería que usa Mosag y Udinaas le cuenta que los K'risnan están deformados por su uso. Bruja de la Pluma le dice que Uruth y las mujeres todavía usan Kurald Emurlahn. La batalla comienza.

ESCENA DOS

Trull y Ahlrada observan el inicio de la batalla, grandes poderes de hechicería se desatan por ambos bandos.

ESCENA TRES

Udinaas siente el miedo y compulsión cuando los espectros Andii avanzan al frente (no escaparán al choque de hechicería). Bruja de la Pluma siente la hechicería Letherii, la Fortaleza Vacía, la más pura hechicería letherii, pero Udinaas dice que no será suficiente.

ESCENA CUATRO

El preda Unnutal Hebaz observa el ataque de la magia edur desgarrar la hechicería Letherii, causando gran destrucción y muerte.

ESCENA CINCO

La hechicería Letherii mata miles de edur, demonios y espectros. La hechicería de Mosag sigue aniquilando a los letherii, decenas de miles, y Ahlrada Ahn le dice a Trull que deberían detenerlo. Trull replica que no es Rhulad sino Mosag el causante; una locura. Su grupo inicia el avance.

ESCENA SEIS

Udinaas ve que la hechicería se acerca a la colina donde él, Bruja de la Pluma, las mujeres y niños edur esperan. En el último instante las mujeres edur los salvan con Emurlahn. Udinaas mira a Rhulad guiando a los suyos por el campo de batalla, mientras los Letherii huyen, atacados por los jheck y los demonios. La hechicería de Mosag parece fuera de control, la masacre es total. Udinaas le dice a Bruja de la Pluma que vaya a ayudar a Uruth y a las demás, pues acaban de salvarles la vida. Udinaas se encuentra con Casco y le dice que la matanza continuará en Letheras; regresan a la colina. Udinaas ve a Rhulad dirigiéndose hacia Mosag y se apresura para alcanzarlo.

ESCENA SIETE

Canarth discute con Ahlrada y Trull, que lo desafía a combate. Trull lo vence con facilidad. Ahlrada quiere que Trull acabe con Canarth, pero éste se niega incluso a que informen a Temor.

ESCENA OCHO

Udinaas alcanza a Rhulad, cerca de la locura. Theradas golpea a Udinaas, enfadando a Rhulad, aunque Udinaas dice que fue un accidente. Mosag le dice a Rhulad que han ganado, pero Rhulad está enfadado por la matanza y la hechichería, la falta de gloria. Rhulad saca la espada y avanza hacia Mosag, pero Udinaas lo detiene y le dice que sus hermanos y su padre se acercan. Udinaas aconseja a Rhulad mantener la cabeza fría y esperar a su familia, y repudiar los hechos. Udinaas ve el odio de Mosag a Rhulad y piensa que deben matar a Mosag. Binadas llega y Rhulad pregunta cómo le fue a sus hombres. Binadas responde que lucharon sin magia. Tomad informa que Uruth está recuperada y Temor que los dos demonios siguen buscando al forkrul assail. Rhulad llama a Casco y se disculpa por la victoria, rechazando la forma (y por tanto a Mosag). Marcharán a Letheras y reclamarán el trono, ordenando enterrar a los muertos letherii y edur juntos.

ESCENA NUEVE

Udinaas se queda solo con Trull, que conoce la afinidad del escalvo con Rhulad. Le pregunta si realmente se interpondrá entre Rhulad y Mosag u otros edur arrogantes como Theradas. Udinaas rechaza esas ideas, pues nadie ha acabado donde está por elección propia, y solo pretende asegurarse de que nadie sea herido más de lo que ya ha sido. Trull se siente aliviado de que Rhulad estuviera furioso por la matanza hechicera, aunque no por razones nobles. Rhulad solo quería luchar y morir. Trull teme lo que está por venir; el mundo se deshace. Udinaas responde que tendrán que tratar de mantenerlo unido y Trull le advierte que vigile a sus enemigos.


Capítulo Veinticuatro


ESCENA UNO

El demonio de Mosag que ocupa todo el río siente un corazón de poder bajo la ciudad, que le permitiría romper sus ataduras. Piensa que necios son los mortales, efímeros, mientras nota su inteligencia florecer.

ESCENA DOS

Selush apaña a Shurq en casa de Tehol y luego se va. Shurq y Tehol observan la flota edur y el escenario de la batalla. Shurq se va y se advierten el uno al otro sobre Eberict.

ESCENA TRES

Ezgara duerme en el trono, agotado, acompañado por Nisall. El canciller Triban Gnol y Moroch Nevath se han ido. Nifadas se hace cargo de los soldados de palacio, el Ceda sigue en el Camino del Rey, y Eberict está con sus hombres en la ciudad. Nifadas le dice a Brys que es su último día, y éste replica que no hay razón para suponer que los edur lo matarán. Brys le pide a Nisall que descanse y encuentra a Eberict de pie sobre el Ceda (todavía tumbado en la losa) con la espada desenvainada y le advierte que no lo mate. Eberict dice que sería misericordia, pero se retira cuando Brys se opone. Eberict le dice a Brys que tiene otras tareas y cuando Brys considera matarlo, Eberict le dice que esto confirma sus sospechas y se va. Brys no puede hacer nada para detenerlo, pero le preocupa que vaya tras Tehol.

ESCENA CUATRO

Bicho mira al ejército y la flota edur desde la muralla. Se burla del artista que está pintando la escena, aunque éste no capta el sarcasmo. Bicho encuentra a Brizad / El Errante fuera del templo donde se esconde la Manada (el dios jheck). Brizad dice que el mortal que esperaba no ha aparecido y que su orientación le impide actuar directamente. Bicho accede a enviar a alguien y se va al encuentro de Barras de Hierro y los Guardias Carmesí, cuyo nuevo jefe es Shand. Bicho les dice que los necesita para matar al dios D'ivers y Barras de Hierro responde que ya se han cruzado antes con Soletaken.

ESCENA CINCO

Trull, Rhulad, Mosag y otros edur entran en la ciudad. Mosag le dice a Rhulad que el ceda no está en ninguna parte, y que tendrán que luchar para llegar al Domicilio Eterno. Rhulad está feliz de que haya lucha sin magia y envía a Udinaas a un lugar seguro con Uruth. Trull piensa que Mosag oculta algo.

ESCENA SEIS

Casco espera que los soldados de la ciudad capitulen para salvar sus vidas. Piensa que la muerte de Brys es inevitable como paladín del Rey. Busca a Tehol para tratar de explicar las cosas, algo como el perdón.

ESCENA SIETE

Udinaas espera con Uruth y Mayen, y de repente siente que el Wyval cobra vida dentro de él.

ESCENA OCHO

B'nagga entra en Letheras con 9000 jhecks en forma de lobos Soletaken, dirigiéndose hacia la Manada. Planean tomar el poder y crear un imperio Soletaken, aniquilando a los Edur.

ESCENA NUEVE

Moroch Nevath espera sobre el puente del canal principal, después de decidir no enfrentarse a la Manada, como Brizad le había pedido. Quiere enfrentarse a los edur; Rhulad se acerca y Nevath lo desafía.

ESCENA DIEZ

Bicho y los Guardias llegan al templo donde espera Brizard. La Guardia entra y se inicia una batalla.

ESCENA ONCE

Rhulad acepta el desafío de Nevath.

ESCENA DOCE

Nevath se sorprende por la velocidad de Rhulad. Los dos se matan entre ellos. Rhulad, muriendo, le pregunta si él es el Paladín del Rey, como gritaban los soldados Letherii. Nevath muere satisfecho porque todavía tiene que enfrentarse a Brys.

ESCENA TRECE

Rhulad vuelve a la vida y llama a Udinaas, atrapado de nuevo en  la locura y el terror.

ESCENA CATORCE

Uruth oye el grito de Rhulad y busca a Udinaas, que ha desaparecido. Mayen corre hacia la ciudad. Uruth ordena a los hombres que busquen a Udinaas, pensando que ha traicionado a Rhulad.

ESCENA QUINCE

Tetera escucha la lucha asustada y preocupada de que los cinco dioses Tarthenal están casi libres. Es arrastrada por Silchas a su túmulo, al borde de una ciénaga.  Silchas le señala las espadas tras ella y le pide que las coja, pero es arrastrado por los brazos de Sheltatha Lore. Tetera saca las espadas y espera en el borde de la ciénaga.

ESCENA DIECISÉIS

El Wyval lleva a Udinaas a través de la ciudad, matando a algún Soletaken Jheck por el camino, dirigiéndose hacia donde su amo lo necesitaba en ese momento.

ESCENA DIECISIETE

El Errante le dice a Bicho que él sigue espantando a los lobos del templo, aunque otras fuerzas le ayudan. Los guardias salen, uno muerto, el resto heridos; el Errante los sana. Barras de Hierro replica que esperaban lobos y en su lugar encontraron una especie de gatos lagarto. B'nagga ataca a Brizad de repente, pero Barras de Hierro interviene y mata al Soletaken. El Errante está impresionado y más cuando Bicho explica que ese pelotón (Barras y los suyos) lograron escapar de Assail. Están a punto de irse cuando Bicho dice que hay más problemas (los dioses Tarthenal) y Barras de Hierro accede a ir con él a la casa Azath muerta mientras los demás regresan a la nave. Bicho comenta que va a ser difícil y Barras de Hierro le pide a Corlo que vuelva a por él cuando el resto esté a salvo en el barco. El Errante dice que tiene otra tarea, aunque estará con ellos en espíritu. Antes de irse, Bicho pregunta a Barras de Hierro cuántos juramentados quedan. Barras de Hierro responde que unos cientos, repartidos por varios lugares, aunque indica un enigmático: "de momento".

ESCENA DIECIOCHO

Brys nota que los aullidos cesan y oye reír al Ceda.

ESCENA DIECISIETE

El demonio se dirige hacia la cueva y el túnel donde detecta el poder y termina en una enorme caverna bajo el lago, en el corazón de la ciudad.

ESCENA 20

Brys oye al Ceda decir: "Ahora, amigo Bicho".

ESCENA VEINTIUNO

Bicho se detiene y le dice a Barras de Hierro que busque a Tetera, que él debe hacer algo. Convoca a la bruja Jaghut y le dice que es hora de que le devuelva el favor que le hizo en la caverna. Ella accede; un plan inteligente, a lo que Bicho responde que no puede atribuirse todo el mérito.

ESCENA VEINTIDÓS

El demonio se estira para alcanzar el poder bajo el lago, que de repente se desvanece por completo. El Ceda dice: "Te tengo", y el demonio se da cuenta de que todo era una ilusión y que está atrapado en el hielo.

ESCENA VEINTITRÉS

Ursto Hoobutt y su amante Pinosel están borrachos en un banco junto al lago. Ella le pide que se casen y el hombre dice que cuando el lago se congele, algo que de repente sucede.


Capítulo veinticinco


ESCENA UNO

Shurq está preocupada por la persecución de Gerun Eberict a Tehol y el silencio de Tetera. Encuentra a Ublala en la cripta y éste le dice que tiene que irse a por los Seregahl (los dioses Tarthenal). Le dice que la ama, lo que hace pensar a Shurq que no volverá. Saca a Harlest del  sarcófago y le dice que tienen que ir a un cementerio.

ESCENA DOS

Rhulad sigue gritando tras su vuelta y Trull dice que deben cazar a Udinaas. Mosag explica a Rhulad que Udinaas lo ha traicionado, como le advirtieron, y que solo puede en los edur. Rhulad lo interrumpe diciendo que no son "nada" para él. Temor quiere intervenir, pero Rhulad lo calla y ordena a Mosag atacar a los soldados letherii que están en el puente. Uruth le dice a Trull que Mayen ha escapado y éste ordena a Theradas y Midik Buhn que la encuentren; no se opone cuando Theradas dice que matarán a Udinaas si lo encuentran. La hechicería de Mosag mata a los soldados Letherii y a muchos civiles, incluso dentro de sus casas, hasta que Rhulad ordena que baje los brazos, riendo y exclamando que el dios secreto e Mosag está ansioso. Rhulad dice que ese día será un día de sufrimiento y ordena ir al Domicilio Eterno. Trull se da cuenta de que lo han perdido por completo.

ESCENA TRES

Barras de Hierro llega al Azath y encuentra a los Seregahl. Ataca y hiere a uno. Los toblakais le dicen que no intenten matar a dioses y Barras comenta que hoy ya ha matado uno, la Manada,  y eso les pone en guardia. Se colocan para atacar y él sonríe.

ESCENA CUATRO

Bicho se dirige hacia el Azath, con la esperanza de que Barras de Hierro no entre por su cuenta. Siente una convergencia, da media vuelta y echa a correr.

ESCENA CINCO

Uno de sus asesinos dice a Eberict que han muerto dos guardaespaldas de Tehol. Mayen llega corriendo por la calle y la persiguen. Un grupo edur ataca y Eberic les lanza a sus hombres mientras él sigue el rastro de Mayen, sin olvidar a Tehol. Quiere capturar a Mayen, violarla y matarla. La tiene casi atrapada cerca de casa de Tehol.

ESCENA SEIS

El último guardaespaldas le dice a Tehol que Eberict ha matado a sus hermanos y que está de camino. Se dirigen a un almacén al otro lado de la calle para una preparar la defensa.

ESCENA SIETE

Justo antes de que Eberict atrape a Mayen, ella misma se clava un cuchillo en el pecho. Antes de que pueda reaccionar, Eberict es atacado por un mestizo nerek / tarthenal como represalias por lo que Eberict le hizo, y quiere matarlo lentamente. El mestizo es Unn, nieto de la anciana cuyo funeral hizo Bicho, asesinada por Eberict por mendigar.

ESCENA OCHO

Tehol ve a Mayen caminar hacia él antes de caer. Los guerreros edur aparecen y matan al último guardaespaldas; no creen a Tehol cuando dice que no mató a Mayen. Comienzan a golpearlo duramente.

ESCENA NUEVE

Casco ve la paliza y tiene un presentimiento, pero lo detiene un sirviente nerek de Buruk. El hombre le dice a Casco que ha sido juzgado por haber elegido a Rhulad y su traición, un corazón negro sin perdón en su interior. El nerek, llorando, lo apuñala hasta la muerte.

ESCENA DIEZ

Chalas aparece y explica a los edur que vio lo que sucedió, que Mayen se apuñaló a sí misma. Los edur dicen que se marche y el anciano se tira al suelo a cubrir a Tehol. La paliza continúa contra ambos.

ESCENA ONCE

El Errante siente la hechicería de Mosag (en el puente) y la empuja hacia la profundidad de los túneles, a una ciénaga muerta donde queda atrapada. Manipulación que Mosag no advierte. Observa a los guerreros edur dirigirse hacia Mayen y se percata del error que acarreará. Ve a Barras de Hierro luchando contra los Seregahl, aunque sabe que durará mucho. Se dirige al Domicilio Eterno, donde espera una convergencia de eventos trágicos. Decide no intervenir y esperar.

ESCENA DOCE

Ublala encuentra a Corlo fuera del Azath ayudando a Barras de Hierro. Ublala explica que ellos veneran a los Seregahl para que no se acerquen y va a ayudar a Barras de Hierro.

ESCENA TRECE

Udinaas, desgarrado al cruzar la ciudad como wyval, matando jhecks y edur, vivo gracias al wyval,  se acerca al Azath, entra y se dirige al túmulo del “amo”. El Wyval se libera fuera del cuerpo de Udinaas y empieza a cavar.

ESCENA CATORCE

Tetera, sentada todavía en la orilla de la ciénaga, ve al Wyval desaparecer en el agua. El cadáver de Udinaas yace en la orilla, un espectro flota hasta él y pide ayuda a Tetera, necesitan unas gotas de su sangre para revivir. Tetera le pregunta si no quiere esa sangre para él y el espectro dice que no lo tiente. Tetera accede.

ESCENA QUINCE

Barras de Hierro tiene problemas, pero aparece Ublala para ayudarlo.

ESCENA DIECISÉIS

Bicho encuentra a los edur pisoteando a Chalas y Tehol y mata a trece de ellos en un instante. El último es Theradas, a quien Bicho le dice que envía a su hogar. Theradas desaparece a través de un portal en el agua, muerto por la presión (esto enlaza con el edur muerto que encuentran en el capítulo 23 de Memorias del Hielo). La furia de Bicho se siente en todo el mundo. Se arrodilla y levanta uno de los cuerpos, luego se aleja.

ESCENA DIECISIETE

Los Edur se paran frente al Domicilio Eterno. Trull piensa en la naturaleza venenosa del poder, la arrogancia que ha infectado a los letherii e infectará a los edur. Piensa que si Udinaas hubiera estado allí antes, podría haberse evitado. Mosag le dice a Rhulad que algo les espera dentro y que permita a él y sus K'risnan entrar primero.

ESCENA DIECIOCHO

Brys espera dentro del Domicilio Eterno. Brizad aparece y explica que llegan los edur, que Moroch Nevath está muerto y que Gerun Eberict persigue a una mujer. Brys le pregunta quién es realmente a Brizad, que responde que hoy un testigo.

El Ceda se pone de pie y Brys se queja que el viejo no ha hecho nada. Brizad explica que el ceda ha matado a un dios del mar (el demonio de Mosag) y lleva días preparado ese momento para que todo el poder de la Cedance llegue a sus manos a través de la losa en la que yacía.

Mosag llega y pide al Ceda que se haga a un lado, pues Lether ha caído. El Ceda replica que es irrelevante. Mosag se burla y ceda le pide que encuentre su demonio marino. Mosag se enfurece y la hechicería de Ceda se despliega.

ESCENA DIECINUEVE

Trull ve que los k’risnan han muerto y solo quedan Mosag y Binadas, luchan contra el Ceda. Binadas es derribado en una lluvia de sangre y Temor lo recoge. Mosag lucha solo.

ESCENA VEINTE

Mientras Brys y Brizad observan, el poder del Ceda parece vencer. Brys cree que Mosag morirá y luego la Cedance aniquilará a los edur.

ESCENA VEINTIUNO

Trull observa a Mosag deformarse aún más mientras lucha contra el poder del Ceda, la hechicería caótica se recupera.

ESCENA VEINTIDÓS

El Ceda desvía a un lado la hechicería de Mosag y la llama blanca de la Cedance se abalanza contra él.

ESCENA VEINTITRES

Temor le grita algo a Trull, que ve que Mosag está casi perdido. Trull se da cuenta de que Temor le pide que mate al Ceda con su lanza o todos los edur morirán. Trull, aunque no lo desea hacerlo, arroja su lanza contra el anciano.

ESCENA VEINTICUATRO

Brys da un paso adelante, pero Brizad le dice que el Ceda está muerto.

ESCENA VEINTICINCO

Udinaas sana con la sangre de Tetera mientras ella y Marchito hablan. Silchas surge del pantano y Tetera le da las espadas, mientras Marchito se presenta como Killanthir, tercer gran mago de la xexta cohorte. Silchas dice que el Wyval está luchando contra Sheltatha Lore pero no sobrevivirá y Marchito quiere ayudarlo. Silchas accede y Marchito se zambulle. A Silchas le gustan sus espadas y dice a Tetera que es hora de hacer lo que prometió (matar a los dioses Tarthenal).

ESCENA VEINTISIES

Corlo cree que un Juramentado puede morir, una cuestión de voluntad, y Barras está casi acabado y él agotado. Aparecen Shurq y Harlest, que recrimina a los Guardias que deberían estar en su barco.

ESCENA VEINTISIETE

Ublala mata a uno de los dioses pero luego es derribado. Silchas aparece, distrayendo a Barras de Hierro, a quien derriban. Silchas mata a los dioses y le dice a Barras de Hierro que no lo hizo mal y qué hace hay tirado.

ESCENA VEINTIOCHO

Rhulad entra a la sala del trono, con Mosag, Temor y Trull llevando unos sacos grandes. Mosag ordena abrir los sacos para revelar al Príncipe y la Reina terriblemente deformados por la hechicería, horrorizando a los Sengar. Rhulad ordena que se los lleven y pide a Ezgara que ceda el trono. Nifadas sirve dos copas de vino, le da uno al rey y bebe del otro. Ezgara le dice a Brys que se haga a un lado, pero Brys se niega. Brys pelea contra Rhulad y cortando tendones y articulaciones no se pueda. El rey pide a Brys que lo mate, pero Brys se niega, pues el Ceda le dijo que no. Trull queda atónito por la habilidad y la precisión de Brys. Rhulad ruega a sus hermanos que lo maten. Trull pregunta a Mosag, pero él dice que no puede, solo por la espada. Brys se sirve vino y Trull lo reconoce como hermano de Casco.

Rhulad llama a Temor, pero éste se ha ido. Rhulad le pide a Trull que lo haga, pero él duda, luego oye reír a la reina. Ve a Brys beberse el vino y al Rey inconsciente y Nifadas como muerto. Trata de advertir a Brys que no beba, pero es tarde. Brys le dice a Trull que se llevarán a Rhulad y lo esconderán, pero Trull responde que ya es tarde y que saque a sus guardias y que ellos se ocuparán de su emperador; también se disculpa por no advertirlo a tiempo. Brys se tambalea y Mosag le dice que el Rey estaba muerto antes de la lucha. Brys muere. Trull le dice a Mosag que alguien matará a Rhulad como ordenó, pero Mosag cree que no. Trull nota la codicia en sus ojos.

ESCENA VEINTINUEVE

Tehol despierta y Bicho le explica que están en una cripta bajo el río. Tehol dice que debería estar muerto y Bicho asiente, le explica que Chalas murió protegiéndolo y que él mató a los edur. Tehol ve que Bicho lo curó con magia y se pregunta cómo puede continuar la farsa de estar a cargo. Bicho ofrece a Tehol olvidar ese día y confiesa ser Mael. Tehol se pregunta por qué Bicho no detuvo la invasión. Bicho replica que no le gusta Lether, errores mil veces vistos en otros imperios. Ambos se dan consejos y Tehol pregunta por qué eligió ser criado. Bicho responde que la eternidad es aburrida y que estar con él (Tehol) fue una delicia. Tehol le pide que muestre todo su potencial antes de que Bicho le haga olvidar.

ESCENA TREINTA

Temor recorre la ciudad abatido, deseando un mundo más sencillo, maravillado por la habilidad de Brys, llorando por él, por los muertos, por Trull y su terrible elección. Se considera cobarde, pues compartió las mismas dudas que Trull, pero no las expresó. Tropieza con el cadáver de Mayen, su ojos en paz. Saca el cuchillo, que reconoce pertenece a Udinaas y cree que el esclavo mató a Mayen.

ESCENA TREINTAIUNO

Trull no quiere oir el llanto de Rhulad, Mosag se arrastra hasta el trono, y Brizad observa. Rhulad le dice a Trull que todo lo que quería era que los hermanos lo incluyeran, Mosag dice que Rhulad quería respeto.

Llega un ser, un guardián del mar, que observa a Brys. Brizad explica que fue envenenado y el guardián dice que lo conoce (al Errante), que sabe todos sus nombres, y pregunta si él empujó a Brys a su fin. Brizad responde que es su orientación, el patetismo, y luego pregunta si Mael sabe que el guardián está allí. Éste replica que hablará con Mael pronto. El guardián está preocupado porque Brys sabía todos los nombres de los dioses y ahora están perdidos, pero Brizad dice que aún no, pero pronto lo estarán. El guardián dice que necesitará a alguien y se lleva a Brys, matando a Rhulad por misericordia al salir. Trull arroja a Mosag del trono y le dice que le diga a Rhulad que fue a buscar a Temor.

ESCENA TREINTAIDOS

El Wyval y Marchito ascienden del túmulo del Azath, el espectro cargando a Udinaas. Dhurq ve a Silchas y lo confunde con un edur. Este le explica que es andii, y que ahora que la casa ha muerto es libre y tiene cosas que hacer. Tetera quiere ir con él y Shurq cree que Silchas ha hecho una promesa al Azath sobre Tetera. Silchas dice que mientras se quede con él, Tetera estará a salvo. Shurq y Silchas quieren salir de la ciudad sin que los vezn y Barras de Hierro sugiere que Seren los saque, pues conoce caminos secretos.

El guardián encuentra a Bicho en la cripta (Tehol duerme) y lo acusa de abandonarlos. Bicho reconoce a Brys, algo que afligirá a Tehol y se disculpa con el Guardián que transfiere los nombres de los dioses entre los hermanos, llevándose a Brys para que reste en el fondo del mar, custodiado por toda la eternidad.

SCENE TREINTAITRES

Bruja de la Pluma entra en la sala del trono tras ayudar a Uruth con Binadas. El Canciller, Triban Gnol, ha jurado lealtad a Rhulad. Observa a Brizad y nota su interés en ella. Rhulad ordena que encuentren a Udinaas. Ella encuentra un dedo amputado de Brys en el suelo, un poder que una bruja podría usar.

ESCENA TREINTAICUATRO

Seren se sienta en su casa, hastiada, quiere desaparecer. Temor y Trull aparecen.

ESCENA TREINTAICINCO

Trull encuentra a Temor y le explica el regreso de Rhulad. Cree que entre ambos pueden guiarlo, pero Temor dice que debe irse, pues todo esto es obra de Scabandari Ojodesangre (cree que está detrás de la espada de Rhulad) y va a encontrar su espíritu y liberarlo. Él cree que Seren puede ayudarlo a salir de la ciudad y se dirigen a su casa. Trull le advierte de las coincidencias, y cree que están siendo manipulados. Temor replica "¿y qué?", dejando sin respuesta a Trull.

ESCENA TREINTAISEIS

Temor pide ayuda a Seren. El amor entre Trull y Seren queda patente. Seren pregunta a Trull si vendrá con ellos, pero él quiere intentar cambiar a Rhulad y esperará su regreso. Temor quiere poner fin a la tiranía surgida ese día. Trull ofrece a Seren su espada en la puerta de su casa (propuesta formal de amor). Ella la toma como arma, un gesto sin sentido. Trull se va.

ESCENA TREINTAISIETE

Temor quiere explicar a Seren el significado de ese gesto cuando Tetera los interrumpe. Barras de Hierro le dijo a Tetera que ella los ayudaría a salir de la ciudad. Temor ve a Udinaas y Marchito explica que el esclavo no traicionó a Rhulad ni mató a Mayen, sino que fue utilizado por el Wyval que vuela sobre sus cabezas. Silchas, encapuchado, se hace llamar Selekis de la torre Azath. Seren los hace pasar a todos.

ESCENA TREINTAIOCHO

Shurq encuentra a Tehol y Bicho en el tejado. Tehol dice que aún planea la caída de la economía de Lether y le pide que lleve Shand, Hejun y Rissarh a las islas. Ella se va; quiere cambiar de vida y ser pirata.

ESCENA TREINTAINUEVE

Tehol le dice a Bicho que está contento de que no haya olvidado para poder llorar.

Epílogo


ESCENA UNO

Los príncipes Kenryll'ah miran por el agujero donde lanzaron al Forkrul Assail. Mean dentro.

ESCENA DOS

Asimismo, Sandalath y los Nachts están en la playa mientras la tormenta arrecia. Sandalath dice que la tormenta espera que alguien haga algo; un bote aparece en el agua. Asimismo corre hacia la tienda de Dios Tullido y la derriba, arrastra al dios, que prende sus harapos con las brasas del brasero. El dios amenaza a Asimismo cuando el bote atraca y Bicho baja, diciendo que sus plegarias han sido escuchadas y que suban todos al bote. Bicho quiere darle una paliza a cierto dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...